En la orilla

Ahora me encuentro a la orilla del mar del pensamiento, viendo cómo las olas arrastran las ideas que parecen pelear por salirse del agua. Las veo rodar hacia fuera impulsadas por las ondas que al retirarse se las vuelven a llevar.

Fuera de escena

Ahora empiezo a ser nadie otra vez, o en realidad: yo. No oigo más aplausos. El telón está del todo cerrado; las luces, todas encendidas y la gente comienza a desconcentrarse.

Frith-Thieves (Los anti-ladrones)

Al oeste de Irlanda del Norte, en el condado de Fermanagh, existe un pueblito perdido llamado Cathar na Thieves con unos 10 mil habitantes. Un pueblo pacífico y antiguo, de fuertes tradiciones, en el que no solían suceder cosas fuera de lo normal. Sin embargo desde hace algunos años un fenómeno sin antecedentes rompió para siempre con la rutina de aquél lugar.

El Hombre-que-sonríe

Una vez resultó que un extraño ser salió a la vida, o tal vez entró en ella. El tema es que este ser se encontró en el camino, y al ver la llanura lejana se aventuró hacia ella. Pero antes de largarse a andar tuvo una recomendación de quién con una sonrisa le explicó:

Pelear contra tornados

Soy un hombre que pelea contra los tornados.

Que es llevado de tornado en tornado peleando.

Que está acostumbrado a pelear en los tornados.

Pero que no puede jactarse de sus luchas.

El meticuloso Sr. Durand (y la lucha contra el tiempo)

Las seis en punto de la mañana. Sonó el despertador, pero el meticuloso Sr. Durand ya estaba despierto esperando que se haga la hora de partir. A las siete lo esperaba un tren. Era un simple viaje, pero no había cosas simples para él.

Ciudadanos de una mente

La mente es como una ciudad: un día te cruzás con alguien a quien no esperabas; otro día podés planear una cita. Es una gran ciudad tan conocida como llena de sorpresas. También podés encontrar barrios periféricos que antes no conocías, o que no querías conocer.

El pez y el estatero

En el lago de la ciudad de Capernaúm al norte del mar de Galilea en los tiempos de Jesús, un pescador esperaba una dracma que equivalía al pago por un día de trabajo.

El León y el Venado

Una vez se cruzaron un león y un venado, entonces el León, con voz amenazante dijo: “si yo fuera venado ya estaría corriendo”. En cambio, el venado, con cierta tranquilidad respondió: “si yo fuera León comería pasto”.

Tótem

Viajaba sin apuros sobre una ruta angosta y solitaria emplazada en un hermoso paisaje compuesto de cerros que serpenteaban a los lados del camino. La luz del mediodía doraba las puntas de las empinadas lomas y hacía mi viaje mucho más confortable de lo que podría esperar. En unas dos horas estaría en casa según lo que calculaba.

Paciencia

Estaba en casa. Llovía muy fuerte pero igual para mí era necesario ir al lugar de la luz, para recibir el consejo y la estrategia porque debía enfrentar estos nuevos sucesos que me acontecían.

El trámite más difícil

Hoy salí en la bicicleta al banco para cobrar. Cuando llegué saqué un número, me había tocado el 181 y recién iban por el 18. En una de esas metí la mano en la campera y me di cuenta que me había olvidado los documentos.

Argumento de uno que no tenía ropa

De repente se encontró en la noche sin ropa, en el medio de la ruta y no sabía cómo había llegado a aquél lugar en esas circunstancias. Se arrojó a un lado del camino y se escondió entre la maleza mientras pensaba en el asunto.

Detrás de todas las cosas

Cuando era chico pregunté una vez -¿qué hay detrás de ése paisaje, detrás de ésas montañas qué hay?- pero los hombres sabios me contestaron que era mejor no preguntarse qué había más allá. Sin embargo pude mantener la intriga en el tiempo mientras buscaba también mis propias conclusiones.

El Hombre-Solitario

–¡Señor, señor!
Un hombre que caminaba solitario por la calle oyó la voz y no pudo evitar sentirse aludido.
–¿A mí?
–¡Si, a usted, por favor venga!

"Antes de que pueda cerrar los ojos, tras escuchar un ruido empuñó con fuerza su machete y se puso de pie al instante".

Jauría

Después de un día de caminata bordeando la espesa selva del Amazonas y con dos más por delante Wayra, un joven descendiente del pueblo Aymara en Bolivia, no se preocupaba tanto por entregar su encomienda sino más bien por los peligros del camino.

Una fe simple

Cuando uno es adulto ya sabe que el arcoíris no se puede alcanzar y hasta puede explicar cómo es que se forma y por qué es que podemos verlo. Está ahí, lo vemos y nos conformamos con eso sabiendo que no lo podemos alcanzar y claro, a esta altura tampoco lo necesitamos.

La Rendición

Entonces Job respondió al Señor: «Sé que todo lo puedes, y que nadie puede detenerte. Tú preguntaste: “¿Quién es este que pone en duda mi sabiduría con tanta ignorancia?”.

La Verdadera Adoración: “Diálogo con la samaritana”

La mujer se aproxima con cierta lentitud al pozo, allí hay un joven de unos treinta años que le pide un poco de agua; a simple vista parece ser judío. La mujer se sorprende, de que aquél joven le dirigiera la palabra a ella: una mujer samaritana.

Jesús, el líder ausente

En 2º de Timoteo 2: 2 encontramos una frase escrita por la pluma de Pablo que describe a la perfección, y de manera sintética, el método bíblico para el discipulado. Pablo le recuerda a Timoteo: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”.

Conversaciones III

–Hola abuela… me abrió la tía Luci; me dijo que estabas acá en el patio… Al final vine, ¿viste? Tanto tiempo sin verte; pero acá estoy…

Conversaciones II

―¿No acabamos de pasar por esta calle?

―No, es que tuve que retomar porque allá adelante está cortado.

Conversaciones I

–Ricardo son las nueve y media, ¿dónde estuviste?… ¿No vas decir nada?

–Te traje flores.

–Sí Ricardo, las estoy viendo ¿Se puede saber para qué me citaste?

–Elena…

Buscando al León de Judá

A partir de 1930 en los barrios marginales de Jamaica comenzó a gestarse un movimiento que en poco tiempo se hizo eco en todo el mundo: el rastafarismo, una creencia que surgió a partir de los dichos de Marcus Garvey y la coronación de Haile Selassie como emperador de Etiopía.

Calentamiento Global y el Cuidado de la Creación

“La Tierra es mía”, reveló el Creador en esta contundente afirmación del libro de Levítico 25:23, dejando en claro cuál es el rol del ser humano en cuanto a la creación; “porque ustedes sólo son forasteros”, concluye.

En la puerta de la somnolencia

Cuando me estoy durmiendo trato de mantener la conciencia.

Todas las noches pasa lo mismo.

Me quedo en la puerta, pero no me dejan pasar.

En el principio, la Luz

En el principio el universo es pequeño.

Un campo de luz circunda al niño en la matriz de su madre.

Luego nace expuesto a la negrura de la noche.

Limita el horizonte cada día y se duerme.

Ahora voy a escribir

Ahora voy a escribir esta poesía.

Creo que el momento es propicio.

Ahora que éste no se qué, no sé de dónde.

En nombre del Padre del Hijo y del dinero

En 1972 el predicador evangelista Marjoe Gortner, durante el rodaje de un documental sobre sus campañas, decidió revelar sus verdaderas aspiraciones. El filme ganó un Oscar a “mejor documental” y dejó en evidencia a uno de los estafadores más grandes en la historia de la iglesia evangélica.

Viaje de Imprevisto

Una vez sucedió que un colectivero se había salido de su ruta normal, y recorrió las calles de un barrio. Buscaba una casa en particular, así que fue de una calle a otra hasta que pudo encontrarla. Bajó y tocó el timbre. Un hombre desorientado atendió y le preguntó:

Creer

¿Alguna vez corrieron el arcoíris con la esperanza de poder alcanzarlo? Soy de los que pueden decir que sí. Esto pasó realmente. Tendría unos 5 años y estaba con mi grupo de amigos en el barrio donde me crié.

Pasemos al otro lado

¡Ahí! ¿Lo ves?

Es el último pico de la montaña.

¿Viste?

El último tramo de desierto.

Después de tanto tiempo.

Canción del desierto

Yo me uno a la melodía eterna de los profetas.

Esa que cantaron en soledad.

Que se quebró en el viento.

Pero rasgó el tiempo.

Pedazos de un sueño

Primero, creo que cantaba en algún lugar.

Después, entré a un teatro.

Me senté con mi amigo.

Alguien cantaba.

El Cerco y la Nada

Estamos los dos en la misma celda

Él está suelto y yo atada.

Él es algo y por eso no puede escaparse de ser un signo.

En cambio yo no soy ni siquiera nada

Tengo Sed (Sed de Ver)

Veo en el cielo una nube prendiéndose fuego.

Levanto mi brazo, doy gracias a Dios.

Soy el testigo de un espléndido paisaje.

¿Soy el único que lo ve?

Resplandor del espíritu

Irradian luz y sombra los caminos de la mente

Donde la realidad se torna de otras formas

Donde la realidad es vivida de otros modos

Ahí confluyen fantasmas e historias de amor

Precipicio

Yo estuve ahí ese mismo día

cuando los pájaros volvían a sus nidos

y yo me disponía a caminar.

Entonces el tiempo me empezó a contar.